Trump, a vueltas con Irán


Durante años ocuparon las portadas de los periódicos internacionales y de las revistas del corazón. El esplendor, el lujo asiático y la sofisticación que emanaban de sus imágenes nos hacían soñar con un oriente exótico y abundante en riquezas materiales. El shah de Persia y su familia eran el epítome de la felicidad en un país supuestamente rico y moderno. Pero la realidad era que solo una minoría privilegiada tenía acceso a las comodidades, mientras la mayoría vivía sumida en la pobreza y en la represión. En un país de profundas raíces religiosas, la voz crítica de un clérigo carismático como Jomeini se hizo oír con fuerza, tanta que fue obligado a exiliarse a Irak en 1964. Su mensaje continuó expandiéndose hasta erigirse en una irritante amenaza no solo para el shah sino para el Gobierno socialista y laico de Irak. Así que el incómodo exiliado fue de nuevo invitado a marcharse en 1978. Acogido en Francia, redobló sus actividades incentivando el levantamiento de la población contra el shah. Y tuvo éxito. Consciente de su debilidad y de que no sería capaz de hacer frente a las protestas, el shah decidió exiliarse, lo que propició el regreso de Jomeini a Irán en 1979. Así daba comienzo la Revolución Islámica y la enemistad con EE.UU., país que nunca aceptó perder su influencia, menos aún que los revolucionarios hubieran osado asediar su embajada durante meses. De ahí que, a pesar de las reticencias iniciales, al final apoyaran a Sadam Huseín en su guerra contra Irán.

Finalizado el conflicto bélico se retomó el diplomático. Aún aislado política y económicamente, Irán ha demostrado durante cuatro décadas una resiliencia a prueba de todo tipo de penurias. Y no solo eso, ha dedicado muchos recursos para extender su influencia en la región: Hezbolá en el Líbano, Hamás en Palestina, Bachar al Asad en Siria, el Gobierno chií en Irak, las revueltas chiíes en Baréin, etcétera. Con el descontento de la población controlado a sangre y fuego, la dictadura teocrática afronta la enésima amenaza electoral de Trump como la rabieta de un niño, porque la amenaza a su supervivencia late en su interior, no en el exterior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Trump, a vueltas con Irán