Inseguridad en los gimnasios

Cartas al director
Cartas al director CARTASALDIRECTOR

OPINIÓN

Sandra Alonso

23 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace unos días me telefonearon de Talleres Noyastar; había dejado el coche a arreglar y no lo pude recoger por estar en cuarentena. Al preguntarles si querían que les abonase la reparación o devolver el coche de sustitución, me contestaron que llamaban para interesarse por mi estado de salud. Esa delicadeza no la ha tenido la empresa gestora del Multiusos do Sar con mi mujer, contagiada en una actividad dirigida en el gimnasio, al igual que más de una veintena de personas que acudían con sensación de seguridad.

Lamento la falta de diligencia del Multiusos do Sar al avisar del contacto con un monitor enfermo de covid: si en vez de enviar un correo electrónico un domingo hubiesen enviado un sms o realizado una llamada telefónica, yo no me hubiese contagiado.

Tanto mi mujer como yo hemos superado la enfermedad, aunque no hemos podido disfrutar de las actividades del gimnasio, no tan seguras como dicen, que nos han cobrado con puntualidad.