Ya podemos dormir tranquilos


Hay imágenes que no hablan por sí solas: deberían incluir un comentario de audio de Pablo Casado. Isabel Díaz Ayuso no cabía en sí después de este saludo a lo Naruhito, como si el hecho de reunirse con Pedro Sánchez, con las banderas y toda la parafernalia, hiciera que todos los contagiados dejaran de estarlo, y los hospitales se vaciaran de enfermos. En el encuentro de los plusmarquistas europeos del covid-19, el uno de los estados, la otra de las regiones, Sánchez tiró de esas tríadas de palabras con las que riega sus discursos —fructífera, constructiva, positiva; ayudar, colaborar, apoyar; garantías, certidumbre, tranquilidad—. Todos sus tópicos quedaron ensombrecidos cuando la presidenta de la comunidad reveló en plena rueda de prensa que «Madrid es España», hallazgo que justifica todo el tiempo perdido. Al fin podremos dormir tranquilos. Por agresivo que sea, no hay virus que pueda resistir mucho tiempo el mortífero nivel de los políticos de este país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

Ya podemos dormir tranquilos