Industria, hidrógeno verde y Europa


Una nueva esperanza recorre Europa, o eso parece. Próximos a que se cumpla el análisis predictivo de Jeremy Rifkin, recogido ya en su libro del 2002 The hydrogen economy, según la cual se impulsaría una nueva revolución industrial con el hidrógeno. Un hidrógeno verde obtenido por electrolisis del agua con energías renovables, contribuyendo con ello a la descarbonización de la economía, imprescindible ante el cambio climático que, aun en la brutal pandemia, sigue siendo la verdadera emergencia estructural de nuestro tiempo.

El uso del hidrogeno verde ha estado limitado hasta ahora por el elevado coste de producción y la falta de regulación, lo que hace imprescindible un esfuerzo innovador que aumente la eficiencia y reduzca el coste. Innovación a la que la Comisión Europea destinará en los próximos diez años 30.000 millones de euros, lo que promueve las innumerables iniciativas que se han ido anunciando en la Península Ibérica.

Este periódico daba cuenta de la apuesta lusa por el hidrógeno, y la carta en su contra de un grupo de opinión encabezado por un ex ministro de Industria y Energía. Con anterioridad, Iberdrola y Fertiberia anunciaban en Puertollano su proyecto para la mayor planta de hidrogeno verde a construir en la península. También Petronor, del grupo Repsol, anunciaba en Bilbao una inversión para la construcción de una de las mayores plantas de producción de hidrógeno verde generado con energías renovables y otra de gas a partir de residuos urbanos. Por su parte Enagás, una compañía de transporte de gas natural y que ejerce de gestor técnico del sistema gasístico español, privatizada con participación pública, desarrolla un plan para convertir España en un nudo exportador de hidrogeno verde.

Recientemente el presidente de la Xunta anunció los tres primeros proyectos propuestos por su gobierno y su comisión de expertos en economía para la reactivación: Una planta de generación de hidrógeno verde de 50 MW, un centro para la gestión de los residuos y su valorización, con producción de biogás y fertilizantes, y la creación de un centro de fabricación de fibras textiles a partir de la madera. Similitudes y coincidencias industriales en torno al hidrógeno y los residuos, unas con proyectos de inversión y otras no, o apenas todavía un trazo en el papel.

Estas posibles actuaciones se pueden encuadrar en una iniciativa de las patronales europeas en energías renovables (Solar Power Europe y WindEurope), Elije Hidrógeno Renovable (https://www.choose-renewable-hydrogen.eu/), en el marco de la UE, y que también tendrían cabida en la financiación con los fondos para la reconstrucción del covid-19.

En los últimos 40 años las políticas industriales se han ido abandonando. En Galicia el declive es evidente, y sin un replanteamiento integral la decadencia económica se acabará asentando. Operar con realidades empresariales y sociales, con administraciones eficientes y con conocimientos sólidos permitirá acertar o equivocarse, pero al menos dejaremos de coleccionar planes y proyectos sin realizar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Industria, hidrógeno verde y Europa