Otros aniversarios del fútbol español

Fernando Ruiz García FIRMA INVITADA

OPINIÓN

PACO RODRÍGUEZ

10 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando se busca un antecedente a un aniversario importante, sucede muchas veces que el hecho pasado del acto presente es más importante y significativo que el aniversario que se quiere celebrar. El holandés Johan Cruyff, después de retirarse como futbolista del FC Barcelona, volvió como entrenador y creador en ese club de un nuevo sistema de fútbol genuinamente español, demostrando que era un genio al saber compaginar los conocimientos de otros sistemas para obtener un resultado superior a cada uno de ellos.

El genio holandés se da cuenta que el sistema tradicional inglés utiliza un pelotazo hacia adelante de un defensa para que los interiores recojan el rechace, hagan un regate y le cedan el balón al delantero centro para que chute a gol. Así es como juegan todos los equipos del mundo, añadiendo a esto los centros colgados al área de los extremos para el remate de cabeza, sistema clásicamente utilizado por los equipos vascos. También ve que los argentinos se pasan el balón en corto y al primer toque y superan al contrario avanzando en grupo; que los italianos utilizan el catenaccio para encadenar acciones de ataque creando superioridad numérica, y que los holandeses, con su nuevo método de la «naranja mecánica», exigen que todos los jugadores, incluido el guardameta, sepan jugar en cualquier demarcación, acabando así con la especialización individual.

Además de sus buenos fichajes, ya con Johan Cruyff como entrenador se confirmaba que el Barcelona tenía como objetivo institucional llegar a ser el mejor club de fútbol del mundo del siglo XXI, emulando al Real Madrid, Mejor Club de Fútbol del siglo XX. Para cumplir dicha misión, la dirección del Barça desarrolla tres principios básicos: sanear la economía, perfeccionar la cantera y crear un sistema de juego innovador. Con una buena economía consiguió una buena cantera, fichar a los mejores futbolistas y tener un entrenador original. La cantera consigue en los chicos una uniformidad en el estilo de juego que no extrañarán si llegan a jugar en el primer equipo.