Pedro Sánchez y su gabinete Caligari


Solo en una democracia sometida a un pertinaz proceso de manipulación política es posible entender que millones de ciudadanos soporten impertérritos que el Gobierno haga mangas y capirotes con sus votos. Solo en una democracia cuyo equilibrio de poderes ha sido arrasado tras una perversa propaganda, según la cual, quien discrepa del Gobierno es (dependiendo de los casos) un flojo o un fascista, cabe explicar que millones de ciudadanos acepten el dislate de que de los males de la patria (por decirlo con la expresión que Lucas Mallada utilizó en 1890 para titular un libro ya olvidado) no son responsabilidad del Gobierno sino de la oposición. 

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Pedro Sánchez y su gabinete Caligari