Vítores, Abascales y picaflores


El curso político parlamentario terminó con unas notas un poco cómicas. Hubo una exaltación del líder, al que sus diputados aplauden nada más verlo, como movidos por un aplausómetro. Dices «Pedro Sánchez» y se ponen a aplaudir automáticamente, no diré que histéricamente, pero sí con un entusiasmo que haría las delicias de Valle-Inclán. Es más: había un pacto de no llenar los escaños por aquello de la distancia de seguridad, el virus y para dar ejemplo al país, pero sus señorías sienten tal necesidad de aclamar al jefe que acuden todas al lugar de la pleitesía y se arriesgan a contagiarse, desafiando la inmunidad parlamentaria.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Vítores, Abascales y picaflores