Fernando Simón, yerno y cuñado


Este yerno ideal que para muchos es Fernando Simón habla con pedagogía. Hay a quienes les aporta paz. Quizá por ello haya sobrevivido a la falta, digamos, de ojo clínico, y ojos tiene un rato largo, cuando en febrero dijo, buf, que no había motivo para alarmarse con el coronavirus o, ya en abril, que la mascarilla, bah. Si Fernando Simón es un profesional de prestigio, ¿quiénes son los legos para subrayar errores?, ¿acaso el resto del mundo no se equivocó? Suceda lo que suceda con esta pandemia, el hombre de la almendra atravesada seguirá en el cargo, salvo que su tendencia a pasar de yerno a cuñado se acentúe. E incluso así, también. Welcome a España. Puede que por eso no midiera sus palabras cuando, como epidemiólogo, Simón habló del veto del Reino Unido a los destinos patrios. Normal que turistee en el Algarve. Aquí, la hostelería no le va a pasar ni un café.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Fernando Simón, yerno y cuñado