Sin ciencia no hay futuro


El covid-19 ha evidenciado que sin ciencia no hay futuro. Esta lección la conocemos de primera mano los y las científicas que diariamente contribuimos con nuestro esfuerzo a la solución de enfermedades como el cáncer. El cáncer, al igual que el covid-19, es otra pandemia. Cada día en España mueren 300 personas y se diagnostican 800 nuevos casos. Es la primera causa de muerte en varones y la segunda en mujeres. Este coronavirus ha sentenciado que la cura de cualquier enfermedad pasa por el firme apoyo a la investigación. ¿Queremos salvarnos del cáncer?

La ciencia no vive de buenas intenciones, sino de personal altamente cualificado y con talento, y de instalaciones competitivas, reactivos, materiales y salarios que hay que pagar. Actualmente la ciencia está asfixiada, la mayoría de las infraestructuras científicas en Galicia están obsoletas. A los jóvenes gallegos con talento no les quedará más remedio que emigrar y otros países explotarán sus hallazgos. Sin duda el que inventen otros está saliendo más caro que nunca. Comprando fármacos, vacunas y kits de diagnóstico pagamos los puestos de trabajo en países que han apostado fuertemente por la I+D+i como Alemania, Corea del Sur, China o EE.UU. Para ellos la ciencia no es un lujo, es una inversión. Si queremos un país moderno con una economía sólida, sustentada en la generación de conocimiento y nuevas tecnologías, tenemos que alzar la voz. Callarse no vale. El Gobierno de España ha aprobado un nuevo plan de choque para reactivar la economía del conocimiento: 1.056 millones de euros para dos años que han sido bienvenidos por la comunidad científica que lleva sufriendo recortes desde hace más de 12 años. Insuficiente. Es un plan urgente que nos remonta a niveles de financiación del año 2010. Si queremos rescatar la ciencia necesitamos un objetivo a largo plazo que nos ponga al nivel europeo. La ciencia es global y competitiva, cada grupo de investigación desarrolla ideas singulares, no sabemos cuál erradicará una enfermedad o solucionará la próxima pandemia. Galicia no puede cerrar puertas a esas ideas. Necesitamos un verdadero plan de rescate. Cuesta entender que haya algún gobierno en pleno siglo XXI sin una Consellería de Ciencia que la ponga en primera línea, un pacto de Estado por la ciencia y una apuesta clara por la I+D+i. Desde el domingo 12 de julio, en Galicia volvemos a empezar. Ojalá el nuevo Gobierno nos guíe hacia un futuro próspero donde los y las jóvenes con talento no tengan que emigrar. Ese será su legado.

Por María D. Mayán Santos Directora del Grupo de Investigación CellCOM, del Instituto de Investigación Biomédica (Inibic). CHUAC

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Sin ciencia no hay futuro