Aires de venganza en Cataluña


Antes de que el Tribunal Supremo se pronuncie, la Generalitat de Cataluña avaló la concesión del tercer grado a los «presos del procés». Desde el pasado viernes solo van a la cárcel a dormir cinco noches a la semana. Es lo que se llama «semilibertad», de forma que se confirma el trato preferente de la autoridad regional de Prisiones. El estreno de su discutible nuevo estatus se hizo con recibimientos de grupos de independentistas que expresaron su voluntad de que vuelvan a cometer el mismo delito, basándose en sus anteriores promesas de «lo volveremos a hacer». A pesar de ese propósito confesado, el departamento de Justicia de la Generalitat valoró como argumento para el tercer grado su «bajo riesgo de reincidencia». Quizá ese departamento no se propuso mentir, pero se basó en una falsedad: le importa más el beneficio de los reclusos amigos que el respeto a la verdad. 

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Aires de venganza en Cataluña