Un derbi de frívolos contra frugales


La idea de que un buen relato -para los yuppies, storytelling- lo puede todo está tan arraigada en los expertos de carrera breve que asesoran a líderes y ministros que todos funcionan con la convicción de que el relato siempre le gana a la realidad, y que, si tal resultado no se produce, solo se puede deber a que el relato era malo, pero no -¡Dios nos libre!- a que la realidad se imponga. Y en eso no es una excepción Iván Redondo, que convenció a Sánchez de que, si adelantaba dos relatos -el de la elección de Calviño para presidir el Eurogrupo, y el del liderazgo del propio Sánchez sobre la Europa social- acabaría humillando a los países frugales, y trayendo más billetes en el Falcon que su majestad el rey emérito. Lo más curioso del caso es que esta contumaz estrategia de los relatos falsos o exageradamente inflados se haya instalado con tanto éxito en la patria de El Gallo, aquel filósofo-torero que redactó -en abierta competencia con Maquiavelo- la más perfecta tautología de la ciencia política: «Lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible».

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Un derbi de frívolos contra frugales