Grasa política

Cartas al director
Cartas al director CARTASALDIRECTOR

OPINIÓN

Emilio Naranjo

10 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Nos vamos a la quiebra

Mucho nombre llamativo -«comisión de reconstrucción»-, pero en el fondo nada de nada. Esta comisión nace para recomponer el país después de la pandemia que aún no ha terminado. Lo curioso es que en ella están los que no han querido realizar las reformas y ajustes que necesitamos y nos han traído a las puertas de la insolvencia.

Ni una sola palabra sobre la organización territorial del país, ni una sola palabra sobre eliminar más de 6.000 ayuntamientos, ni una palabra sobre eliminar las diputaciones provinciales. Tampoco se habla de las televisiones públicas, que nos cuestan 3.000 millones al año para ser el vocero político del reino de taifas autonómico. No se habla de las dietas, pensiones, viajes y demás de todos los políticos, que suman unos 500.000 en España. No se habla de los GDR, grupos de desarrollo local. Señores, como no se elimine la organización estatal que tenemos nos vamos a quiebra, y la educación y sanidad dejarán de existir. Estamos arruinando a nuestros hijos y nietos con una mochila de deuda pública con el fin de mantener esta grasa política. Francisco López. Lugo.

 Tráfico intenso, infractores y vigilancia

Conduzco frecuentemente por la carretera de A Coruña a Sada por Oleiros. Tengo 84 años y carné de conducir desde 1964, y nunca he tenido el más mínimo accidente, por suerte o porque he sido prudente y respetuoso con las normas de conducir. En la carretera mencionada noto una falta total de vigilancia: sufro adelantamientos indebidos en raya continua, adelantamientos en cruces y desviaciones de calzada, velocidades excesivas e inadecuadas, etcétera, que ponen en peligro la vida de los otros conductores. Sería necesario que los agentes de la Guardia Civil de Tráfico vigilasen con mayor ahínco esta vía de tanta intensidad de circulación y efectuasen las correspondientes sanciones con severidad y contundencia a los infractores. Rafael Mariño. A Coruña.