Adiós Tik Tok, es la guerra


En ese tablero de Risk a escala real que es el planeta, Estados Unidos, China y otras potencias llevan décadas disputando una partida por la supremacía global. Pero en la era de la información muchas armas y tácticas han evolucionado para adaptarse a ese campo de batalla descomunal llamado Internet.

Desde que Trump tiñó de naranja el despacho oval de la Casa Blanca, muchos sectores de la economía mundial han sufrido por sus amenazas, vaivenes, decisiones proteccionistas y embargos. Pero la maniobra que más impactó en la opinión pública fue su boicot a Huawei, aquel que provocó que Google dejara de suministrar su sistema Android al popular fabricante chino.

El tiempo dictará sentencia sobre el verdadero alcance de aquella medida. Y también nos confirmará si vamos a vivir en una era en la que las represalias por conflictos van a ser tecnológicas y dirigidas por igual a intereses estratégicos y usuarios. El mejor ejemplo reciente viene de India. En respuesta a un choque fronterizo con soldados muertos, ha prohibido usar la aplicación de vídeos Tik Tok por suponer «una amenaza a su soberanía» por supuestamente «robar y transmitir datos de forma subrepticia» a Pekín.¿Sorpresa? A medias. Sabíamos que la información personal -esa que damos tan alegremente y casi sin mirar a los dueños de las apps- era la nueva moneda, pero no que la tienda Google Play se hubiera convertido en una frontera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adiós Tik Tok, es la guerra