Cando os vellos non teñen cartos


Os coidados dos nosos maiores nun Estado moderno

As persoas maiores, e máis se teñen algún grado de dependencia, precisan uns coidados que nalgúns casos non poden costearse só coa súa pensión de xubilación. Dáse a circunstancia de que teñen que consumir os seus aforros ata que se esgotan. Neste país ata hai sesenta anos, o sistema sanitario só era mutualista, polo que se tiñas unha doenza, ou acudías a unha consulta ao centro sanitario «de pago», ou ibas a un centro de beneficencia para persoas sen recursos (estos centros dependían, fundamentalmente, das deputacións e dos concellos). Logo, co asentamento da Seguridade Social a partir da segunda metade dos anos sesenta e coa Ley General de Sanidad dos anos oitenta, asentouse un modelo sanitario universal e gratuíto.

Coa educación aconteceu algo parecido, foise configurando un modelo gratuíto e obrigatorio ata os 16 anos. Pero a asistencia de apoio e coidados dos nosos maiores dependentes segue anclada no século pasado. Non obstante destaquemos un matiz importante: antes as unidades familiares eran interxeneracionais e agora ese modelo non é viable por motivos de organización económica e social. Hai unha Ley de Dependencia que nunca foi dotada cos recursos necesarios para atender ou complementar os coidados das persoas maiores que non poden valerse por si mesmas (se teñen sorte, son as súas familias as que cubren cos seus cartos e co seu traballo estas deficiencias). Isto está a xerar un tensionamento social e un forte desapego cara os poderes públicos. Os países nórdicos montaron un Estado do benestar baseado en 3 piares: financiamento público e suficiente para sanidade, educación e axuda a dependencia.

Señores políticos, o que nos diferenza aínda da Europa desenvolvida e nos asemella mais ó terceiro mundo é a axuda económica ós maiores dependentes para que poidan ter uns coidados mínimos garantidos. A propósito disto, coa que está caendo co covid-19, non estaría de mais pensar en montar un dispositivo de coidados que evite aglomeracións, como por exemplo no propio domicilio da persoa que ten a necesidade de ser atendida.

Por iso, encheume de ledicia unha declaración da conselleira de Política Social publicada en La Voz de Galicia de 4/6/2020 que di: «En el ámbito de la dependencia también habrá un bono cuidado extraordinario de 500 euros mensuales para costear los servicios de un coidador a domicilio». O mellor só é unha promesa electoral para ser incumprida, pero se é certa, estaríamos afrontando unha política social realista e de futuro. Jesús M. García Novoa. Vigo.

 

 No hay derecho 

Sábado. Las cuatro de la tarde. Señoras, bastante mayores pero con alma joven, viudas, con pensiones que no llegan a la mitad del salario mínimo interprofesional (ni mucho menos...) esperan en la parada del bus. En sus manos flores de sus jardines, colocadas con mimo y cariño en jardineras. Van al cementerio. Su rutina semanal. Llevan flores a sus maridos, hijos, padres. Aprovechan para preguntar por familiares y vecinos, contar novedades, compartir sus penas. Pasan los minutos y el bus no llega. ¡Qué raro! E agora que facemos? Catorce euros y un taxi más tarde, las flores están colocadas en los panteones, dándole un poco de color a la piedra fría y gris, el amor por sus difuntos sellado con un beso y unos pétalos llenos de vida. Al sábado siguiente. Mismas mujeres, misma hora, mismo lugar, otras flores para variar. Pero no llega el bus. Vuelven a coger el taxi. Otros catorce euros. Pasan otros siete días y se vuelve a repetir la escena. Catorce euros menos en la cartera pero han podido dejar «un cariño» a los que ya no están entre nosotros. A quien corresponda del Ayuntamiento de Fene: ¿se desaconseja el uso del autobús por el covid-19? Los ciudadanos creo que se merecen ese respeto. Ana Gómez Rodríguez.

 La crisis sanitaria y la desescalada

Estamos viviendo una situación excepcional que recordaremos siempre y que nos ha dejado a la vista unas cuantas realidades. Primero, la política. Perdón: los políticos actuales, lo estropean todo y les interesa muy poco lo importante para el pueblo. En la sanidad solo ven el gasto y están siempre sisando dinero. Se ha demostrado que es general sean de derechas, izquierdas, independentistas o comunistas, es lo mismo les importa poco. Basta ver cómo se han tratado a los sanitarios. En educación pasa lo mismo: ni de acuerdo se ponen Eso sí ponemos controladores en las playas y ampliamos terrazas para que ocupen las calles y plazas sin saber hasta qué punto es legal.

En esta desescalada loca las mesas sí están a dos metros de distancia, pero los clientes no. Mucho no ir la colegio los niños y si van se marcan distancias y hay protocolo, mientras que en la calle los parques están a tope. Romerías y fiestas de verano, aforo controlado, dicen.

¡No se rían de nosotros, aquí no se va controlar nada porque es imposible!. Esto no va bien. Estamos avanzando demasiado rápido. Después de llevar el país a un billón de euros de deuda, vemos que no se recorta en concellos, diputaciones, sueldos de los políticos, dietas de asesores, televisiones públicas, etcétera. Señores disfrutemos lo votado y de nuestros políticos. Francisco López. Lugo.

Envía tus cartas al director
Por correo electrónico a:
cartasaldirector@lavoz.es
Enviar carta
Por correo postal a:
Avenida da prensa, 84 y 85.
Sabón, 15143 Arteixo (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Cando os vellos non teñen cartos