ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

¿Cómo te protege el sistema inmunitario ante el covid-19?

OPINIÓN

MABEL RODRIGUEZ

09 jun 2020 . Actualizado a las 08:48 h.

El sistema inmunitario es uno de los más complejos y fundamentales del organismo, junto con el nervioso. Funciona de forma coordinada, con distintos niveles de actuación y respuesta, para defendernos de diversos patógenos. Cuando un virus como el SARS-Cov-2 entra en nuestro organismo, las células infectadas lanzan una señal de alarma (interferones de tipo I), que captan otras células vecinas, avisándolas de la entrada del invasor, y que se preparen para no replicar el virus. En este punto se pone en marcha la inmunidad innata, con células (fagocitos y células citotóxicas naturales) y sustancias que intentarán eliminar el virus y las células infectadas. Esta inmunidad innata es rápida en actuar y puede ser eficaz en resolver la infección, pero no siempre, ya que los virus tienen mecanismos de escape. De este modo las personas pueden haber sido infectadas, ser casi asintomáticas, y una vez controlado el virus, no ser infectivas.

Si este nivel no es suficiente, se activa la inmunidad adaptativa (en días-semanas) con los linfocitos T y B, francotiradores muy específicos. Esta respuesta es más potente y eficaz, ayuda a resolver la infección, y a generar memoria inmunitaria. Tras la activación de los linfocitos B, se producen anticuerpos solubles (IgM, IgG o IgA), que podrán neutralizar y eliminar el virus. Estas personas estarían protegidas durante un tiempo y podrían donar su plasma; pero si el virus cambia, podrían volver a infectarse, como ocurre con las nuevas cepas de gripe.

El sistema inmunitario es eficaz y contiene de forma adecuada al SARS-Cov-2 en la mayoría de las personas (80-85 %), otros pueden sufrir cuadros más graves, y en menor porcentaje, casos severos o muerte. Los pacientes ancianos con un sistema inmunitario alterado (inmunosenescencia) o aquellos con patologías crónicas (diabetes, hipertensión) son especialmente vulnerables. También se ha observado la denominada «tormenta de citoquinas», con liberación exagerada de sustancias pro-inflamatorias. Una detección temprana, y su control con inmunoterapia, se emplean actualmente con éxito.