Entre el covid y mi fobia social

Judith Vela EN VIVO

OPINIÓN

Mauricio Dueñas Castañeda

01 jun 2020 . Actualizado a las 08:58 h.

Las redes sociales están llenas de artículos sobre cómo nos afectará la pandemia una vez que haya acabado. Nos hablan sobre la salud mental y nos recalcan que hay que cuidarla; al mismo tiempo, se centran en las personas con trastornos de ansiedad. Dicen que muchos de los que tenemos este problema recaeremos, que lo tenemos más difícil. No hacen un análisis más profundo; quizá porque no piensan que somos muchos los que hemos estado conviviendo con la angustia de manera continuada a lo largo de nuestras vidas.

Habrá quien acabe como con una depresión. El aislamiento, el distanciamiento social y los cambios extremos en el estilo de vida son difíciles. A los efectos del confinamiento y a la ansiedad ante el miedo al virus habrá que sumar aquellas sensaciones que se tienen tras el análisis de cómo quedarán después nuestras vidas. Nuestras empresas, negocios y/o trabajos. ¿Cómo empezar de nuevo? ¿Qué quedará de lo que había?.

Tampoco sabemos cuándo terminará la pandemia, y no habrá paz hasta que no tengamos una vacuna eficaz.

Vivimos una situación extrema, una crisis sanitaria, social y económica de la que nadie está exento y que en todos dejará su huella. Quienes cuentan con las herramientas para manejar tales sentimientos , van a ir capeando la marea de acontecimientos sin caer en el temor y la preocupación excesivas. Sin embargo, a las personas que viven su vida sin salir de sus casas, obsesionados con las enfermedades, o sintiendo ansiedad hasta por el más mínimo incidente, no les será tan fácil.