Punto de inflexión en Mineápolis


Deberíamos querernos un poquito más. Desde hace más de cinco siglos arrastramos una leyenda negra de la que no conseguimos despegarnos. Un mito que en los últimos años ha sido hierba seca para los pirómanos indepes catalanes. En cambio, todo el mundo sabe que Holanda es una democracia que viaja en bicicleta desde antes de los romanos, Alemania un país pacífico y tolerante desde Gutenberg, y EE.UU. una nación fundada sobre el respeto a las minorías, especialmente a los negros. El esclavismo y la segregación racial lo inventaron nuestros abuelos en Cuenca. Y por eso se entiende que a Trump le haya pillado a contrapié el enésimo levantamiento de la población afroamericana.

En el inicio de este inolvidable 2020 había una gran evidencia: en noviembre Trump volvería a ganar. En febrero, de viaje en Nueva York, el monotema en los medios era la desfeita en las primarias demócratas. Pucherazo en Iowa, retirada de candidatos... Las bolsas comenzaban su desplome, porque lo de China empezaba a oler verdaderamente mal y lo de Italia daba miedo. Pero, aunque a los europeos nos miraban un poco de reojo, en la Gran Manzana la vida seguía business as usual y la noticia era que Biden sería carne de cañón en noviembre.

Ya no. Todo ha cambiado y el último caso de brutalidad policial en Mineápolis podría ser el punto de inflexión. Hace cuatro años, Hillary perdió porque los afroamericanos, votantes casi siempre demócratas, conservadores en lo social y, en general, no muy afines a las políticas de mujer y libertad sexual, se quedaron en casa. Ahora Biden, hombre, más conservador que Clinton, podría recuperar el voto negro que aupó a Obama. Y empieza a estar en duda que Trump mantenga la capacidad de movilización tras su gestión negacionista de la pandemia. Así que compren palomitas, que va a estar divertido. Y querámonos un poquito más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Punto de inflexión en Mineápolis