Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Contra el paro: por un Servicio Europeo de Empleo doce estrellas

Manuel Blanco Desar FIRMA INVITADA

OPINIÓN

Pilar Canicoba

26 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Falso de toda falsedad: no tenemos un mercado único europeo. Así nos va. Es imposible afirmar que lo tenemos cuando hay tal distancia entre la región con menos desempleo -Praga: 1,3 %- y el sempiterno agujero negro del Mezzogiorno español, italiano y griego, donde Extremadura y Andalucía superaron el 21 % de paro en el 2019.

Si miras el mapa que dibuja Eurostat, en el presunto mercado interior europeo hay un núcleo virtuoso que pivota sobre Baviera y Austria, e irradia hacia la frontera danesa, los Países Bajos, Chequia y Polonia, todos con menos del 3,5 % de paro. Por contra, la mitad sur de España -Extremadura, Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Valencia y Murcia-, más Asturias, junto con Calabria, Campania y Sicilia, en Italia, y casi toda Grecia, baten récords de parados. Eso durante 2019, antes del coronavirus.

Estos países y regiones padecen un enorme desfase laboral desde los 80, con o sin fondos europeos. En los 90 debimos haber concluido el mercado único y la cosa no mejora. Por dar una comparativa: en los EE.UU. durante 2019 la distancia entre el estado con mayor desempleo -Alaska: 6,1 %- y el de menor paro -Vermont: 2,3 %- fue de 3 a 1. En la UE es de 8 a 1, y entre regiones aún mayor. Me niego pues a aceptar lo que dicen los juristas sobre que tenemos un mercado interior. Falso.