Sánchez e Iglesias pasan a Otegi a la fase 3


A Pedro Sánchez le falló el subconsciente cuando el miércoles abrió el pleno del estado de alarma con estas palabras: «Lo que nadie esperaba llegó». Se justificaba por el azote del virus, pero «lo que nadie esperaba llegó» tras la votación, cuando salió a la luz un estrepitoso acuerdo PSOE-Podemos-Bildu. Por mucho que se intenten desescalar los hechos, Sánchez y su vice Iglesias, curiosa forma de asaltar los cielos, habían vendido su alma poco menos que al diablo. Horas después, este en persona pontificaba ante unas sillas vacías. Cuánto simbolismo hay en ellas. En paralelo al discurso de Arnaldo Otegi, crecido tras oxigenarse en el respirador vip gentileza de Pedro y Pablo, entraba en vigor el decreto que obliga a llevar mascarilla. Otro fallo del subconsciente, ahora a través del BOE, pues el tejido frena el contagio del virus, pero difícilmente va a protegernos de la peste que ha penetrado en la política de este país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Sánchez e Iglesias pasan a Otegi a la fase 3