Revitalizar el empleo


Los datos del paro conocidos ayer nos hablan de que rozamos los 4 millones de parados, y los de la última EPA reflejan una caída de 160.000 ocupados por el efecto del coronavirus. El Banco de España prevé una contracción de la economía española de alrededor del 8 %, una estimación en la que coincide también Funcas. Sin duda, preocupante. Es tiempo para la reflexión, dirán algunos. Nosotros decimos que es tiempo para la actuación, de manera reflexiva, y de implantar medidas efectivas para devolver el esqueleto y el músculo a nuestro mercado laboral, violentamente amputados por el covid. Es hora de pasar de los analgésicos propios del shock inicial (ERTE, subsidios, créditos…) a las terapias de sanación.

El mercado laboral tiene ahora más sombras que luces, pero debemos ser capaces de girar el timón y aprovechar las oportunidades que nos ofrece este escenario. Los agentes implicados en la generación de empleo trabajamos para detectar las claves que nos permitirán una recuperación ordenada y cimentada. Una de esas oportunidades se encuentra en el llamado outplacement (recolocación).

Junto con la economía colaborativa, estímulos institucionales, un marco flexible y el compromiso de Administración, tejido empresarial y demás operadores, los programas de outplacement se presentan como una fórmula que permitirá revitalizar el resentido mercado de trabajo. Según datos del 2019, las personas que se acogen a estos programas tardan cinco meses de media en volver a trabajar frente a los 15 meses del resto; el 71 % de los participantes encuentra empleo en menos de seis meses y el 97 % consigue un trabajo en un plazo inferior a un año. Además, el 31 % consigue igualar o mejorar su salario respecto al trabajo anterior. En definitiva, una fórmula eficiente que potencia la RSC y cuida el talento durante todo el ciclo de vida profesional.

Distintos informes sectoriales situaban, en el 2019, el bancario como el sector del que procedían más candidatos en estos programas; en segundo lugar, logística y distribución, seguidos del farmacéutico y/o biotecnológico. ¿Y cuáles eran los sectores que más contrataban? Un 15 % de los perfiles eran contratados en el sector farmacéutico-biotecnológico y otro 15 % en el financiero. Manufacturas, servicios y TIC eran también sectores de destino.

Queda de manifiesto que no partimos de la nada y tenemos suficientes pistas para enfocar, desde ahora, los programas de recolocación. Más allá de preguntarnos por el modelo económico que queremos, urge responder al modelo económico que necesitamos.

Por Bartolomé Pidal Presidente de Nortempo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Revitalizar el empleo