Lo sabíamos y lo sabían


Ahora nos dicen que desconocían la situación de abandono y maltrato y que de saberlo habrían actuado. Sin sonrojarse aparecen con caras de sorprendidos anunciando acciones judiciales contra los responsables. Pero los responsables son ellos mismos. Los que aseguran estos días que desasistir y descuidar a nuestros mayores es una ignominia. Abrirán investigaciones para lavar las conciencias. Pero conocían como nosotros la espantosa realidad.

En el dramático balance que nos quede para la historia de esta pandemia ocupará un lugar especial, por aterrador y repugnante, el de los ancianos que fallecieron y fallecerán en centros geriátricos. De Madrid a Barcelona y de Soria a Ciudad Real el goteo, del que se salva Galicia, es permanente. Y este horrendo episodio vuelve a poner se manifiesto las condiciones de nuestros mayores en estos centros. Ahora denuncian falta de medios para combatir la pandemia y que, por ausencia de espacio y operatividad, los afectados conviven con los que no lo están. Aunque no es solo eso. Lo que aflora no es más que una mínima parte del problema que sus responsables, que ahora dicen desconocerlo, no mostraron interés alguno por solucionar.

Están cansadas las familias de sacar a la luz mala alimentación, hacinamiento, condiciones insalubres, falta de personal y hasta maltrato físico y psíquico. Lo denunciaron trabajadores. Lo recogen asiduamente los medios. Y hasta un popular cocinero fue expulsado de estos lugares, con malos modos y amenazas cuando denunció las penurias alimentarias. En un reciente informe, el Defensor del Pueblo, tras revelar «carencias importantes y significativas» y mostrar su preocupación por los servicios de alimentación, aseo y limpieza, recomendó que «deberíamos preocuparnos porque las personas mayores sean tratadas con rigor y con dignidad».

Pero no lo son. Y sobre una parte importante de los 380.000 mayores que ocupan plazas en los geriátricos recaen las consecuencias de un gran negocio al que nadie pone freno. Aunque ahora se muestren sorprendidos y digan que recurrirán a la justicia. Porque lo sabían. Como lo sabíamos todos. Esto es solo una lluvia sobre mojado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Lo sabíamos y lo sabían