Los movimientos sociales y la perspectiva de género

Lara Sánchez AL DÍA

OPINIÓN

GALEGAS 8M

08 mar 2020 . Actualizado a las 09:06 h.

Hace más de 160 años, tal día como hoy pero del año 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York, bajo el lema «Pan y rosas», en protesta por las míseras condiciones laborales que padecían, para reivindicar un recorte del horario y para terminar con el trabajo infantil. Fue una de las primeras manifestaciones en la lucha por sus derechos.

Ahora, tanto tiempo después, se hace necesario reflexionar sobre la verdadera eficacia del derecho a la igualdad, consagrado en nuestra Carta Magna, sobre todo en relación con el derecho penal, los delitos de violencia de género y aquellos que atentan contra la libertad sexual.

En tiempos del «Me too», «Solo sí es sí» y «Hermana yo sí te creo», el movimiento social (llamémoslo feminista) está ejerciendo una indudable presión sobre operadores políticos, legislativos y jurídicos para adecuar la legislación y las prácticas judiciales a una realidad alarmante que ya ha dejado, en lo que va de año, 14 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Solo con esta presión social se pueden conseguir cambios tales como la jurisprudencia sentada por el Tribunal Supremo en la sentencia de la Manada o la ley de libertad sexual, aún pendiente de aprobar.