La corrección política, que hoy provoca socialmente auténtico terror, es la única explicación plausible para el espeso silencio que ha rodeado, desde el día que se hizo pública, la insólita noticia de que dos políticos que son pareja compartan Consejo de Ministros. El hecho, en cualquier caso llamativo, pues no existe nada similar en ningún gobierno del mundo democrático, lo es más si se tiene en cuenta que Iglesias y Montero se nombraron a sí mismos. Un ejemplo de nepotismo frente al que palidece cualquiera de las críticas a la casta a lomos de la cual la parejísima acumuló gran parte del capital político del que ha obtenido tan pingües beneficios. ¿Se imaginan los improperios que habrían salido de la boca de los teóricos de la casta si políticos de cualquier otro partido se hubieran atrevido a lo que, como si nada, han hecho ellos?-

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

La parejísima: ministros opositores