La cualidad de marroquí


Casi cada vez que los medios de comunicación españoles informan sobre asuntos relacionados con el Sáhara Occidental y Marruecos se reflejan divergencias sobre el sustantivo que expresa la cualidad de marroquí: marroquineidad, marroquidad y marroquinidad. La primera es la menos usada, y la tercera, la que más se emplea. También es esta la única que merece la atención de algunos diccionarios, concretamente del María Moliner y el Oxford.

Los tres terminan en -dad, sufijo que significa ‘cualidad’ en sustantivos abstractos derivados de adjetivos. Si a marroquí le añadimos el sufijo surge marroquidad, con desplazamiento del acento. Lo emplean algunos medios de comunicación españoles. También vemos este nombre en la web del portavoz del Gobierno de Marruecos: «La marroquidad del Sahara está arraigada en la legalidad internacional, la historia y el tejido social marroquíes».

En sustantivos de más de dos sílabas, el sufijo -dad suele tomar la forma -idad, que se aprecia en españolidad y catalanidad. Si se añadiese a la trisílaba marroquí daría un marroquiidad poco eufónico. De ahí que se opte por el más breve y antes citado marroquidad o por marroquinidad, con una n que se debe a que en esta ocasión no se parte del adjetivo marroquí, sino de su sinónimo marroquín, cuyo femenino es marroquina. Ya se usaba en los primeros siglos del español. Para muestra, este romance anónimo de mediados del siglo XVI: «Helo helo por do viene / el Moro por la calçada / cauallero a la gineta / encima vna yegua vaya: / borzeguies marroquines, / espuelas de oro calçaua: / vna adarga ante sus pechos / y en su mano vna azagaya, / mirando estaua a Valencia / como esta tan bien cercada».

Hoy se emplea poco, pero se emplea. Por ejemplo, en Reivindicación del conde don Julián (1970), novela de Juan Goytisolo: «O tempora! O Moros!: conversando ahora con un pelirrojo de los espiquin-inglis, con eventuales gracias de introductor: de los hello-tengo-señorita-española-hebrea-marroquina-niña-niño».

De los tres sustantivos, el menos usado es marroquineidad, quizá construido a imitación de contemporaneidad, espontaneidad, homogeneidad y otros que sí tenían en el adjetivo la e que precede al sufijo (contemporáneo, espontáneo, homogéneo).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La cualidad de marroquí