El bueno, el guapo y el maquiavélico


Cuando un presidente del Gobierno decide dirigirse a la nación, se supone que tiene algo de comunicar. Escuchada la entrevista concedida a TVE, es difícil encontrar un mensaje claro o una noticia que merezca la consideración de tal. Si fue el anuncio de una trashumancia por las comunidades autónomas para camuflar la entrevista bilateral con Torra en Barcelona, no hacía falta esa solemnidad: bastaba una comunicación de sus servicios de prensa. Si la novedad era anunciar una reforma del Código Penal, el señor Sánchez enseñó solo la puntita, porque el desarrollo de la insinuación correspondió después a su portavoz.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

El bueno, el guapo y el maquiavélico