Esta agenda no nos sacará del hoyo


En España hay problemas tan graves como el déficit, la deuda, el paro, el retroceso industrial, la competitividad, la educación, la financiación autonómica, la sostenibilidad de la sanidad y las pensiones, la redefinición de la UE, la inseguridad internacional, la transición ecológica, el cambio climático, la planificación hidrológica, la unidad del Estado y la lucha contra la desigualdad y la exclusión. Pero lo que hoy nos ocupa -después de zascandilear cinco años, y fragmentar todas las estructuras de representación y acción política- es el futuro de Delgado, la corbata de Garzón, el pin parental, los dijes y diretes de Sánchez e Iglesias, el tejemaneje cortoplacista del salario mínimo, las pensiones y los copagos, discutir si la reforma laboral debe ser podada (Calviño), o tronzada (Díaz), las facturas de la investidura, y todo el pack de feminismo, memoria, pluralismo genérico-sexual e identitario, laicismo y dignidad necrológica que gestiona Carmen Calvo. Y por este camino no saldremos del hoyo. Porque la agenda del Gobierno, en la sociedad de la comunicación, no la forman sus objetivos declarados, sino ese permanente diálogo con la calle que el Gobierno quiere aprovechar y controlar.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

Esta agenda no nos sacará del hoyo