Pedro y Pablo prometen el paraíso


A ver. Que levante la mano quien se oponga a esta declaración de intenciones elevada a la categoría de programa de Gobierno por don Pedro Sánchez y don Pablo Iglesias: creación de empleo; reducción de la desigualdad; combate de la precariedad laboral; garantía del trabajo digno, estable y de calidad, pensiones justas; modernización del sistema productivo; ecología a toda pastilla; protección de la familia; lucha contra la despoblación y la pobreza; protección del estado de bienestar; atención a las personas vulnerables y a los niños y niñas; reconocimiento de los nuevos derechos; conciliación de la vida laboral, familiar y personal; retorno de los emigrados; regeneración democrática; gratuidad real de la educación obligatoria; eliminación de los copagos sanitarios; financiación de la dependencia… Todo esto no es una canción de Navidad, ni un catálogo de vendedor ambulante. Solo es algo de lo que Sánchez e Iglesias prometen hacer desde los próximos días, quizá desde la semana que viene. Y no se trata de una promesa electoral. Se trata de un compromiso que se votará en la investidura. A medida que este cronista lo leía, llegaba a la conclusión de que Pablo Casado o Inés Arrimadas no se pueden oponer. ¿Cómo van a decir que no, por ejemplo, a la promesa de que quien no pueda pagar una vivienda tendrá, textualmente, «realojo inmediato»?

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee sin límites las noticias de La Voz, accede a los contenidos exclusivos y disfruta de la lectura sin publicidad intrusiva, gratis durante los próximos 30 días
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Pedro y Pablo prometen el paraíso