Con patinete y a lo loco


¿Cuál ha sido el gadget de este año que ahora termina? Yo lo tengo claro: el patinete eléctrico. Cuando un artilugio pasa de ser un simple candidato a regalo estrella de la Navidad y se convierte en un elemento polémico y sobre el que las autoridades se ven en la obligación de legislar, es que su influencia ha superado los marcos del mercado de la tecnología de consumo.

El patinete ganó la primera batalla al imponerse entre los nuevos medios domésticos de movilidad alternativa. Hace tres o cuatro años empezaron a verse en las ciudades extraños dispositivos que permitían a sus usuarios moverse con rapidez: escúteres de balanceo, hoveboards, monopatines eléctricos, monociclos de autoequilibrio con una sola rueda... Pasada la fiebre, el que ha quedado y por el que han apostado las compañías de alquiler ha sido el patinete, por su facilidad de uso -apenas requiere curva de aprendizaje- y la seguridad que da el poder agarrarse a un manillar.

Pero su proliferación ha hecho que lo que en principio se veía con simpatía y como un medio de aligerar el tráfico urbano, ahora sea un problema que hay que regular y/o atajar. El patinete se ha convertido en una especie de enemigo público y la nueva normativa que prepara la Dirección General de Tráfico pone serios límites a su expansión. Para empezar, se prohibirá su uso por la acera, y esto en sí ya es una decisión cuestionable, ya que en España lo que no es acera es carretera -no hay la red de carriles bici que tienen otros países como Francia, Holanda o Dinamarca- y por lo tanto los patinetes tendrán que compartir espacio con coches, camiones, autobuses...

Lo más inconcebible es que sus usuarios no estarán obligados a llevar casco (tampoco los ciclistas, pero sí se exige en cambio a los que circulan en motocicleta), y asimismo no precisarán suscribir una póliza de seguro. ¿Quién correrá con los gastos en caso de que un patinete provoque un accidente de tráfico? Eso sí, la DGT se ha apresurado a poner un límite de velocidad de 25 kilómetros por hora, y es que parece que no quiere perderse la posibilidad de imponer multas. Creo que habría que pensar más en la seguridad y menos en recaudar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Con patinete y a lo loco