El Estado indefenso


En España hay instituciones independentistas, que forman parte del Estado, que difunden desde sus embajadas ilegales la vieja leyenda negra. Y en España hay autoridades independentistas, en abierta rebelión contra el Estado, cuyo desparpajo -en la calle o detrás del atril- empieza a admirar a los ciudadanos que vemos, absolutamente acomplejados, con qué facilidad se puede meter al país en el laberinto de la ingobernabilidad y el descrédito institucional y político.

En España tenemos un poder judicial disperso, desajustado, acomplejado y flojito, que llegó tarde, mal y arrastro a la batalla del procés; que, por llegar tarde, tuvo que actuar con prisas, desmesura e inseguridad; que está más despistado que un pulpo en un garaje; y que ahora les da a los independentistas los triunfos simbólicos que nos dejan a todos cara de tontos.

En España hay políticos bucaneros -cada uno con su barco, su pata de palo y su cara de malo- que se reparten el mar en la taberna; que no tienen más interés que el reparto del tesoro; y que, además de carecer de sentido de Estado, dan la impresión de que ni siquiera saben lo que es. Por eso tratan a baquetazos a los que juegan en la liga de la unidad, mientras brindan con cerveza con todos los corsarios, bucaneros y piratas que se caen por allí. En España tenemos partidos incapaces de pactar un Gobierno de emergencia nacional que ponga fin al desbarajuste jurídico y político; que refuerce los mecanismos constitucionales de protección del país, la democracia y la ley; y que se dedique a resolver los problemas que tenemos en vez de crear los que en realidad no teníamos.

En España tenemos -o somos- un pueblo soberano, que solo lo es a medias; que debilita a los partidos constitucionales para empoderar a los separatistas y populistas que se juegan el país al tute subastado. En España tenemos un electorado que, consciente de que esta barahúnda se formó el día que empezamos a cuestionar el sistema de la Transición y a fragmentar las cámaras representativas, ha decidido que nuestra mayor ilusión es votar como nos da la gana, sin necesidad de asumir las consecuencias desastrosas -que pronto serán irreversibles- de nuestra liberal contumacia.

Y en España tenemos un enorme respeto a la patria Europa, que, mientras protege con encomiable afán los derechos políticos de nuestros enemigos -desde ETA al procés-, para que pueden hacer y ser lo que sus constituciones vetan sin ambages -separatistas, comunistas, y cosas así… ¿verdad, señora Merkel?-, tensionan los matices procedimentales hasta hacer que nuestros tribunales, los más sumisos y cooperadores de la UE, jamás consigan acertar y concordar, ni siquiera por casualidad, con sus requintados autos y sentencias. España está en grave riesgo de desmoronarse, mientras Junqueras, Torra, Puigdemont, la CUP y gente así dominan todos los escenarios de la política y el derecho con admirable agudeza y osadía. Porque solo ellos han asumido como divisa que un país acomplejado no tiene derecho a existir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
70 votos
Comentarios

El Estado indefenso