La paradoja de Telecinco


El año que acaba sellará un nuevo éxito para Telecinco como el canal en abierto preferido por los espectadores con gran ventaja sobre sus rivales. Paradójicamente, el 2019 también podría pasar a la historia como el año en que el canal tuvo que dar de baja a dos de los títulos más emblemáticos de su programación.

Uno de ellos ya es historia para Mediaset. Pasapalabra ha firmado el divorcio para iniciar una nueva vida en Antena 3. Esto deja al canal de Atresmedia como gran bastión de los concursos de preguntas y respuestas. En los próximos meses tendrá que deshojar la margarita entre el programa del Rosco y su exitoso ¡Boom! para ver a cuál de los dos sitúa en su mejor horario y que ninguno de ellos se resienta.

Menos claro está el futuro de Gran hermano. En la final de GH Vip del pasado jueves, las últimas palabras de su famosa voz en off sonaron a despedida de «un formato que ha cambiado la historia de la televisión». Ese «vosotros podréis decir que lo visteis en directo» sonó concluyente a la vista del proceso judicial que se avecina por presunta violación dentro de la casa. Pero nada es definitivo. Sus cifras de audiencia han sido apabullantes, cierto que aupadas hacia el final por unas pausas publicitarias menguantes, fruto del boicot de muchos anunciantes. Esto ayudó a retener espectadores. Pero una audiencia inmensa sabe a poco si no se rentabiliza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La paradoja de Telecinco