Siri corrige al hombre del tiempo


Una de las ventajas de llevar siempre encima dispositivos conectados es tener acceso permanente a las predicciones meteorológicas. En un clima oscilante como el gallego uno no sabe si es mejor dejarse sorprender a cada racha de viento o intentar anticiparse para saber a qué hora exacta sobrará el abrigo o habrá que empuñar el paraguas.

Pero esa conexión constante quizás no es tan buena idea si uno es meteorólogo, está participando en las noticias y un asistente virtual se empeña en intervenir. Le ocurrió hace unos días a un presentador del tiempo de la BBC, Thomas Schafernaker. Delante de unas imágenes incuestionables de grandes copos que caían abundantemente y coches que circulaban con dificultad, hablaba de tormentas de nieve en Minneapolis y Denver. De pronto, sin que su dueño lo convocara ni pronunciara su nombre, Siri salió de su letargo y se apresuró a corregirlo. «No hay nieve en el pronóstico», puntualizó.

No importa cuántas veces nos hayan advertido que los micrófonos que nos rodean escuchan permanentemente. Actuamos como si no estuviesen. Thomas Schafernaker también. Olvidó apagar el espía que llevaba en su muñeca y se encontró dando explicaciones a la cámara de porqué sí había nieve en su pronóstico. Lo que Siri no había captado era que el presentador de la televisión británica hablaba de otro país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Siri corrige al hombre del tiempo