Ha sido un error estratégico. A alguien se le ocurrió que sería una «jugada maestra» enviar a los CDR a Francia para cortar una arteria básica del transporte e internacionalizar un poquito más el procés. Llegaron con los cartelitos de «España, siéntate y habla». Pero los gendarmes les respondieron «levántate y anda». Sin miramientos, rociando con gas pimienta a los manifestantes, que quizás esperaran ser recibidos por gendarmes con guirnaldas de flores en la frente. Por lo que se ve, la influencia de Turquía se extiende mucho más allá de los Pirineos, no es solo un vicio ibérico. Y eso que Oriol Junqueras asegura que los catalanes se acercan más genéticamente a los hermanos franceses que a los primos españoles. Vaya decepción con los vecinos, que parecían europeos de verdad.

Se han unido a las protestas alcaldes de la llamada Cataluña Norte, la que pertenece a Francia, a hacer de interlocutores del conflicto. Allí el catalán se usa en el 0,6 % de las comunicaciones de las Administraciones públicas de su área. Un 85 % de la población está deseando tener una televisión en este idioma. Un 58 % creen que debería ser una lengua cooficial. Son datos de una encuesta del 2015 encargada por la Generalitat. Lo curioso es que estos regidores se prestan a intentar resolver el conflicto entre los independentistas y el Estado opresor, que es el español, faltaría más. Parece que la faja con la bandera tricolor que lucen como alcaldes no les aprieta tanto y la llevan con desparpajo junto al lacito amarillo.

Visto lo visto, es normal que hubiera un cambio de planes entre los CDR. Mejor jugar en casa. A colapsar Barcelona. Se protesta mejor al abrigo de España.

Los CDR aplauden la acción de Tsunami y alertan que el caos seguirá: «Independencia o barbarie»

La Voz

El vicepresidente de la Generalitat llama a no aflojar las movilizaciones. Cs y PSC afean a Torra su pasividad ante el bloqueo fronterizo y este responde: «No mire al dedo, mire a la luna»

Un fuerte dispositivo policial integrado por docenas de furgonetas de los antidisturbios de los Mossos y Policía Nacional ha logrado desalojar a los manifestantes independentistas de la autopista AP-7, a su paso por Gerona, aunque éstos luego se desplazarondo y replegado en el municipio vecino de Salt.

Tras más de doce horas de corte de la autopista, la policía desalojó a los manifestantes, lo que ha permitido iniciar los trabajos de limpieza y habilitación de la vía, donde se habían montado barricadas y hogueras. Además, hubo vehículos atrapados en el corte que tienen las ruedas pinchadas y daños que dificultaron el restablecimiento de la circulación, según han informado los Mossos d'Esquadra.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
49 votos
Comentarios

Los independentistas descubren que Francia también es Turquía