Iberia, la mariposa y los gallegos


Los abascales, tan despreocupados ellos que no necesitan saber sobre el paro, se mantendrán ajenos al efecto que la fusión de aerolíneas entre el grupo Iberia y Air Europa pueda tener en nuestras vidas, apenas el vuelo de una mariposa. No serán los únicos.

Si recuerdan, en los años 80 y en los 90 del pasado siglo, el Estado y sus gobiernos decidieron que era tiempo de deshacerse de las empresas públicas. Aquellas que eran monopolio y las que no. Unas por imperativo de nuestra entrada en la UE, otras por insalvables y otras porque la sana competencia en servicios más o menos públicos, léase energía, telefonía y aviación, beneficiaría a los usuarios por el mero hecho de convertirnos en clientes. Una de las más tardías en aportarnos tal cúmulo de beneficios, al pasar de empresa pública a privada, fue Iberia Líneas Aéreas Españolas, que se vendió en una primera fase allá por el año 1993. Fue tardía no porque el Estado y sus gobernantes del INI no tuvieran planes para ella, sino que se enredaron en sus estrategias de crecimiento con Aerolíneas Argentinas y otras compañías latinoamericanas, y se provocó tal desaguisado que fue necesario dinero público para reflotarla y sanearla antes de ser vendida. Contentos, nos dijeron, que debíamos de estar al pasar Iberia a formar parte del grupo de British Airways y American Airlines en 1999, y culminar su privatización con su salida a bolsa en el 2001, para fusionarse al fin con British Airways en el 2011.

Muy pronto empezaron otras compras, primero Vueling y ahora mismo Air Europa. En fin, un pequeño oligopolio para movernos por la península y nuestras islas. También por alguna parte de Europa. Hasta el extremo de que en Galicia Iberia se quedará con más del 60 % de las rutas desde nuestros aeropuertos, y casi el 70 % de los pasajeros de Galicia, que en Vigo y A Coruña alcanza el 91 y el 98 % de quienes viajamos.

No hace falta mayor perspicacia para saber que en un mercado de aviación de algo más de 5 millones de pasajeros, de los que casi 2 millones tuvieron como destino final o de enlace Madrid, esta concentración de la oferta en una única compañía si bien podría racionalizarla e incluso reducir los precios, no necesariamente sucederá así, pues su posición monopolística en A Coruña y Vigo indica que no solo se verán reducidas las frecuencias -como ya sucede en la temporada otoño-invierno con Vueling a Barcelona-, sino un incremento gravoso de tarifas, como ha sucedido con la desaparición de Ryanair del aeropuerto de Vigo.

Y de ahí nuestro gozo en un pozo. Lo que el mercado y la competencia nos prometían con aquella privatización de nuestra aerolínea de bandera, que dirían en el NO-DO tan querido por algunos de nuestros políticos, se nos irá en ese pequeño oligopolio que ya condiciona nuestra movilidad para la media y larga distancia. Por más aeropuertos que tengamos, incluido aquel de Portugal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Iberia, la mariposa y los gallegos