Fantasía Fitness

OPINIÓN

24 oct 2019 . Actualizado a las 17:18 h.

Nintendo lo ha vuelto a hacer, y esto se ha convertido ya en un déjà vu o en una frase recurrente cuando hablamos de la compañía japonesa. ¿Que qué ha hecho? Innovar. Salirse del camino establecido y del guion marcado que parecen seguir las otras compañías de videojuegos, más preocupadas por la potencia de proceso, por los gráficos hiperrealistas y por los disparos -la mayoría de su catálogo son shooters en primera persona- que por lo que importa de verdad: el juego.

Antes nos pusieron a estrujarnos el cerebro con la serie Brain Training, nos hicieron abandonar el sofá gracias a los mandos con sensor de movimiento de la Wii o nos enfrascaron en la insólita tarea de crear piezas de cartón (Nintendo Labo) y participar con ellas en aventuras de realidad analógico-virtual. Ahora se han sacado de la manga un nuevo género, «Fantasía Fitness», que invita a hacer ejercicio de una forma totalmente diferente.

El juego se llama Ring Fit Adventure e incluye un aro flexible (Ring-Con) con un sensor que detecta cambios de posición y el esfuerzo realizado por el usuario. En él se inserta uno de los controles de la Switch, y el otro se sujeta a la pierna izquierda con una banda elástica. Con estas armas iniciamos una partida en que deberemos enfrentarnos a numerosos enemigos, atacando y defendiéndonos con sentadillas, ejercicios de presión y flexiones. El objetivo final de derrotar a «un malvado dragón culturista», Draco, al estilo de los juegos de Mario.