Sorpresas, fuego y glamur: el independentismo catalán y las «influencers»


El conflicto catalán nunca dejará de sorprendernos. Por muchos motivos. El primero es la capacidad de desafiar al sentido común y de hacer piruetas y ensoñaciones sobre una realidad (autonómica, estatal e internacional) que no sostiene la muy española (por quijotesca y esperpéntica) quimera independentista.

El segundo es la figura del presidente títere Quim Torra, uno de los pocos dirigentes de paja de la historia reciente que no ha querido matar a su padre político y soltar las cuerdas que le unen al gran titiritero de la mansión de Waterloo, el fugado Carles Puigdemont.

El tercero es la capacidad del Govern de haber conseguido soplar y sorber a la vez. Es decir, alentar los disturbios y, al mismo tiempo, enviar a sus policías a reprimirlos y a la vez a ser acosados por una masa enfurecida y vociferante.

El cuarto está relacionado con la aplicación para móvil de la plataforma independentista Tsunami Democratic, supuesta cazadora de presuntos «infiltrados» en las protestas. Ojo, por las redes circula otro método de identificar enemigos de la irreal república de los 8 segundos. Y recuerda mucho a los viejos linchamientos de las películas del oeste, pero en plan 2.0: la turba elige unos sospechosos y busca sus nombres en Google. Si no son «traidores», cero problemas. ¿Y si lo son? Pues solo hay que ver las imágenes de las calles de estos días. Fuego, caos, violencia, destrucción... E incluso falso glamur.

Descubrimos otra sorpresa. Pero en este caso a través de Instagram y en forma de posturitas. Hasta las barricadas en llamas tienen su encanto para los llamados influencers.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Sorpresas, fuego y glamur: el independentismo catalán y las «influencers»