Torra no quiere ir a Lledoners, pero no le importa que vayan los demás


Quim Torra es mucho más listo que su predecesor Carles Puigdemont. Acostumbrado a ser el último de la fila, casi un apestado por su querencia hacia el grupo de estética filonazi e ideas extremistas del Moviment Identitari Catalá, ha encontrado en la obediencia al huido una manera de reivindicarse y convertirse en un icono de la revolución del pícnic con la que los partidos secesionistas pretendían romper la Constitución española.

Torra, antiguo editor y escritor, maneja perfectamente las claves de la metáfora. Sabe calentar la calle sin sobrepasar la línea que le siente en un juzgado. La valentía ante los micrófonos se vuelve mansedumbre ante los jueces. El valiente líder independentista que se reúne con los aprendices de borrokillas de los CDR y les dice «apretad, apretad» para estimular las ansias de pelea de un grupúsculo que ya fabricaba sus bombas caseras, es el mismo que arría de la fachada de la Generalitat las pancartas de apoyo a los políticos presos en Lledoners tras amagar con sostener el pulso al Tribunal Superior que ahora le espera para juzgarle por desobediencia.

El presidente de la Generalitat ha hecho del doble discurso una forma de vida. La reacción a la sentencia del Supremo no ha sido más que el enésimo ejemplo de esa polivalencia discursiva. Por la mañana, en el Palau de la Generalitat, escoltado por su Govern, mano tendida al diálogo y reproches de corte político, cartas al rey y a Pedro Sánchez y un llamamiento a la UE y a la comunidad internacional para luchar contra el Estado español, ese que, según él, no respeta las libertades de gente como él que solo quieren vulnerar su ordenamiento jurídico. Eso sí, ni un llamamiento al a desobediencia civil ni a la insurrección popular con la que tanto se le llenaba la boca en los discursos previos a la resolución. Y unas pocas horas más tarde, un tuit agradeciendo a los manifestantes que salieran a la calle, sin una sola alusión a los incidentes ni a los destrozos ni a los cortes de carreteras y transportes que alteraron la vida diaria de los miles de catalanes no independentistas que solo quieren trabajar para pagar sus facturas sin ensoñaciones sobre un Valhalla feliz al otro lado del Ebro.

Pero el colmo de la hipocresía llegó este mismo martes, cuando Torra anunció la apertura de una investigación contra sí mismo para esclarecer el papel de los Mossos en la carga policial ocurrida en el aeropuerto del Prat. Sí, los Mossos, ese cuerpo cuyo máximo responsable, como en el caso de las prisiones, es el presidente de la Generalitat, o sea él mismo.

Lo que queda claro es que Torra le ha cogido el gustillo a lo de ser president y que no se le pasa por la cabeza acabar en una habitación de Lledoners. Y también que no le importa demasiado que vayan otros a la cárcel mientras él sigue con sus soflamas incendiarias cómodamente instalado en los sofás de la plaza de Sant Jaume. Pobre Cataluña. Pobre España.

Torra advierte en el homenaje a Compays: «Lo volveremos a hacer»

La Voz
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado del vicepresidente, Pere Aragonès, en el homenaje a Companys
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado del vicepresidente, Pere Aragonès, en el homenaje a Companys

El presidente de la Generalitat comparecerá el jueves en el Parlamento catalán para responder a la sentencia, aunque no será un pleno específico

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha prometido este martes no «desfallecer nunca» en el ejercicio del derecho a la autodeterminación tras la sentencia del desafío secesionista como ha recordado que hizo el expresidente catalán Lluís Companys, fusilado por el franquismo. «Lo volveremos a hacer», dijo en este acto.

Torra ha realizado una alocución en el Cementerio de Montjuïc de Barcelona tras realizar la anual ofrenda floral en la tumba de Companys, presidente catalán durante la república que fue fusilado por el franquismo hoy hace 79 años. En este aniversario, Torra ha exigido al Gobierno central que «haga justicia con los crímenes del franquismo» y que declare el fusilamiento de Companys como «crimen de Estado».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Torra no quiere ir a Lledoners, pero no le importa que vayan los demás