La Catar-luña de Pep Guardiola


Este señor llegó a vestir en 47 ocasiones la camiseta de esa España que le roba. Después jugó en Catar, ese paraíso de las libertades donde él y otro demócrata recalcitrante, Xavi Hernández, engulleron petrodólares hasta el empacho. Quién sabe si la cosa le venía ya de un golpe despejando un córner o si aquí se torció Guardiola, soñando con su Catar-luña particular, un emirato absolutista donde seguir pastando a sus anchas. Su última aparición fue hace tres días, en un vídeo de una organización que dime de lo que presumes y te diré de lo que careces: Tsunami Democràtic. El petulante Barack Guardiola —en esta imagen dirigiendo al City como quien dirige a los CDR— repartió carnés de demócrata y llamó a resistir contra la «represión» del Estado. Qué valiente jalear con mentiras a tanto pobre diablo cuando sabes que a tu avión privado nunca van a llegar las pelotas de goma disparadas por los antidisturbios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

La Catar-luña de Pep Guardiola