Están «trumporizados»


Vayan apuntando este nuevo palabro que me acabo de inventar: trumporización. Dícese de la acción y efecto de seguir el estilo y los modales de Donald Trump. Al paso que vamos, pronto los señores académicos van a estar obligados a incluirla en el diccionario de la RAE. Porque a estas alturas nadie va a discutir ya que Trump está creando escuela; no por su acierto como sería deseable en el presidente de la primera potencia mundial, sino por su comportamiento chabacano, burdo, barriobajero y soez. Pero eso que a algunos nos resulta tan molesto, cala con éxito en nuestra clase política, que ha importado el matonismo y el insulto del sheriff bravucón. Están trumporizados

Hace nada nos horrorizábamos cuando nuestros dirigentes se desacreditaban llamándose indecente, ridículo, el mayor traidor, incapaz, ilegítimo, mentiroso o incompetente. No sabíamos lo que nos esperaba. Acabamos de entrar en una nueva fase. En la del «presidente golpista» y «el jefe de la banda»; la de los «merdentos» de Rajoy y González, a los que una chispa debe carbonizar, y en la de los «lameculos», «paniaguados mezclados con ladrones pijos», «traidores», «basura», «miserable», «acomplejados», «fascista» y «troll de mierda». Por no hablar de las violaciones y asesinatos de Las Trece Rosas o de las iglesias que arden diariamente en Madrid. Es la nueva clase política; la que vino a regenerar la democracia y a enseñarnos lo que es la ética y el buen gusto, a la que las fake news y las borricadas de Trump han abducido.

Hace una semanas, una encuesta reveló que el 91,01 % de los españoles creen que la clase política está más crispada que la sociedad, frente al 8,99 %, que deben ser precisamente los políticos encuestados, que creían lo contrario. Pero nada mejor que el lenguaje diario para certificar la crispación. Y es que el lenguaje y el estilo trumpiano se impone a velocidad de vértigo en nuestro país. Y con ello otra forma de entender la actividad pública. Ya no se tiene respeto por el adversario. Y lo que es peor. Menos aún por quienes les pagamos el guateque.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Están «trumporizados»