Historias de elefantes


Me apasionan las historias de los animales artistas que fueron construyendo la leyenda de los circos ambulantes, hoy en vías de extinción. Me refiero, claro está, al circo clásico, europeo y ecuestre fundado hace algo más de 250 años por el jinete inglés Philip Astley. En el año 2000 había en los «chapitos» en ruta, en los espectáculos europeos, un centenar largo de elefantes actuando bajo las carpas. Hoy apenas se contabiliza un docena de paquidermos, la mayoría elefantas asiáticas, que muestran sus habilidades a quienes acuden a ver «el mayor espectáculo del mundo».

Acaban de anunciar que el Gobierno danés va a comprar por 11 millones de coronas, algo más de un 1,5 millones de euros, las ultimas cuatro elefantas, Ramboline, Djunga, Lara y Jenny, del Arena Cirkus. Tres de ellas, trabajaron durante muchos años en España, actuando en las funciones del Circo Italiano, de la familia Rossi.

La medida que ahora adopta el Gobierno de Dinamarca, además de ser un triunfo de las dudosas tesis de plataformas animalistas, es la continuidad del camino emprendido en el 2016 por el legendario circo norteamericano Ringling Bros Barnum & Bayle, que tras 140 años de giras por los Estados Unidos cerró sus puertas y jubiló a sus 40 elefantes, que fueron históricamente las figuras centrales de sus producciones, trasladándolos a un centro de conservación de elefantes creado en 1995 en Florida. Entre sus actividades está el estudio de la evolución del cáncer infantil.

Algunos años antes, Estefanía de Mónaco, defensora del circo con animales y gran admiradora de los elefantes -animales fieles y con una memoria prodigiosa- estableció en una de las fincas de la familia Grimaldi, en Roc Agel, un lugar para el reposo de paquidermos artistas, salvando de una supuesta tuberculosis que luego resultó falsa, a Baby y Nepal estrellas en la pista del circo francés Pinder.

En España ya no quedan elefantes que actúen en espectáculos circenses. Los tres de la menagerie del Circo Mundial, son figuras invitadas en circos alemanes y la elefanta Dumba se dedica con su adiestradora a participar en películas y anuncios publicitarios. En nuestro país está prácticamente prohibido el circo con animales. El pasado año, un accidente de circulación en Albacete, fue el causante de la muerte de Diana. Era una de las cinco integrantes de la manada del circo Gottani. Esa muerte fue una señal de alerta para establecer el fin de las exhibiciones del más amable de los animales de circo, que ya no se podrán contemplar actuando en las mágicas tardes. Llega así el punto final de las historias circenses de elefantes.

 Un réquiem por el viejo circo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Tags
Comentarios

Historias de elefantes