Los riesgos de la estrategia de Sánchez

M.ª Carmen González Castro
M.ª Carmen González VUELTA Y VUELTA

OPINIÓN

13 ago 2019 . Actualizado a las 11:13 h.

Parece ser que los líderes de Podemos están desesperados. Porque Sánchez no los llama, porque el presidente en funciones _que parece tener unos nervios de acero_ se ha ido de vacaciones sin importarle que haya Gobierno o no; desesperados, en fin, porque no consiguen el trozo de la tarta que garantiza la supervivencia de los líderes de la formación morada tras obtener en la última cita electoral unos resultados más bien discretos.

Todo obedece a una estrategia diseñada al milímetro por Sánchez y su gurú de cabecera, Iván Redondo, para sacar de sus casillas a Podemos hasta doblegarlos para que acepten las condiciones que impongan los socialistas.

Y mientras el presidente se va de vacaciones y anuncia que retomará las negociaciones en septiembre, cuando ya solo quedarán un par de semanas para que de forma automática vayamos a elecciones, ha puesto en marcha otra medida de presión. El INE de Tezanos ha empezado a preparar los censos electorales. No es más que otra herramienta con la que los socialistas escenifican que caminamos de forma inevitable hacia unas elecciones en noviembre, confiados en que Podemos no quiere que los españoles vuelvan a las urnas porque todo apunta a que la formación morada saldrá mal parada.