A la portuguesa, solo el bacalao


Deberíamos apearnos lo antes posible de las utopías y de las ideas descabelladas. No son saludables. Hay que ser más realistas, sobre todo cuando de nuestro futuro se trata. Cierto es que el bloqueo político al que nos someten nos lleva a un estado de permanente inquietud y preocupación, pero eso no debe conducirnos a propuestas imposibles.

De un tiempo a esta parte nos llega desde todos los rincones, empezando por el propio Pedro Sánchez, la idea de que lo que España precisa es un Gobierno a la portuguesa que, como todos sabemos, lo formó el socialista Antonio Costa con 85 de los 230 diputados, con el apoyo del Bloco de Esquerda, PC y Verdes, y que busca apoyos parlamentarios a ambos lados para su gestión. Y la propuesta se hace como si Sánchez fuese Costa; la izquierda española fuese el Bloco, aunque esté hermanado con Unidas Podemos, y resultase fácil llegar a acuerdos de gobierno con la derecha.

Porque a nada que escarbemos en la idea vemos que existen diferencias notables que hacen imposible trasladar aquí el proyecto. Los portugueses comenzaron por aparcar las diferencias, apearse de los egos y buscar un acuerdo centrándose en lo que los unía. Tardaron quince días en hallar una solución cuando aquí llevamos cuatro meses mareando la perdiz. Sin entrar en que Costa es un político hábil, con larga experiencia, que evitó negociar a través de los periódicos y no se prestó a la foto diaria. Y todo ello con un Rebelo de Sousa, presidente de la República, que ejerció un impecable papel de intermediario.

Así que que mirar hacia Portugal es una quimera. Costa, quienes lo apoyaron y quienes están permitiendo su gobierno, que logró reducir el paro y el déficit fiscal y aumentar el gasto, poco tienen que ver con nuestra clase política. Aquí desconocen lo que es el pragmatismo, la sensatez y la responsabilidad. Por eso deberíamos huir del pacto a la portuguesa, porque es inviable. Y además, descabellado. A la portuguesa, solo queremos el bacalao.

?Los portugueses comenzaron por aparcar las diferencias, apearse de los egos y buscar un acuerdo centrándose en lo que los unía. Tardaron 15 días en hallar la solución

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Tags
Comentarios

A la portuguesa, solo el bacalao