Isabel Díaz Ayuso, en el ojo del huracán


Fuego cruzado sobre Madrid. Caen bombas de hemeroteca, llueven obuses cargados de material escandalizable y se disparan ráfagas de balas con pintura turbia. En el punto de mira, una mujer de cuarenta años que va a convertirse en la próxima presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, del Partido Popular.

La larga primavera electoral provocó la arribada de una nueva generación de élites políticas. La que más destacó por hacer propuestas extravagantes que luego acabaron siendo tendencia fue la madrileña, experta en comunicación.

Fueron tantas y tan osadas sus ocurrencias y valoraciones que hasta le crearon un club de fans en Twitter. Lo merecía tras proponer declarar miembros de la familia a los concebidos no nacidos, añorar los atascos y considerar que hay gente deseando «empleo basura». Después llegaron las elecciones y pasó lo que pasó. Hubo pacto de las tres derechas y será presidenta la próxima semana. Pero lo hará con viento en contra y rodeada de polémica. Por sus propuestas y por los lazos del pasado con figuras manchadas por varios casos de corrupción como Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre, ahora salpicadas por la Púnica.

La condesa es la madrina política de Ayuso, que se dedicó en su día a llevar el Twitter de aquel famoso perro llamado Pecas. Y a escribir mensajes como este: «Mi rubia castiza se ha merendado a Manuela. ¡Guau!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Isabel Díaz Ayuso, en el ojo del huracán