Siete días sin mujeres


La programación televisiva en verano roza el aburrimiento, tirando de series ya estrenadas en plataformas de pago y de cine. Pero a veces, entre lo soporífero, surgen programas que suponen un auténtico soplo de aire fresco. Y ese es el caso de 7 días sin ellas, que apareció casi por sorpresa a golpe de 29 de julio en el prime-time de La 1. Se trata de un programa que mostrará a lo largo de las próximas semanas cómo viven los hombres de seis familias en Bernuy de Porreros, un pequeño municipio de Segovia, sin mujeres. Las redes sociales se llenaron de comentarios que afeaban el planteamiento del programa acusándolo de feminista (el momento en el que ese término se ha vuelto un insulto es otro debate), pero a medida que avanzaban los minutos, parecía que se hacía cada vez más necesario. Muestra mujeres y madres, como la gran mayoría, que trabajan fuera de casa y soportan la carga mental de la ingeniería doméstica, financiera y también se ocupan mandarle la merienda a su hijo para el recreo. 24 horas al día. 365 días al año. Un ejemplo de ello es el del marido en paro cuya esposa al llegar a casa de trabajar se pone a hacer los deberes con sus hijas. Los protagonistas buscan sacar algo de esa experiencia, y en la mayoría de las ocasiones es que la relación con sus hijos mejore, pero también ponerse en la piel de sus parejas. Todo con hombres que dicen no ser machistas, pero que igual en el fondo, sí lo son.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

Siete días sin mujeres