Incógnitas despejadas


Nuestros políticos han estado atareados en una frenética búsqueda de pactos para formar los distintos gobiernos que correspondían o venían al caso en estos momentos en España. El espectáculo no fue fácil de seguir, porque incluso en los municipios más pequeños todos los grupos políticos se afanaban por consolidar una parcela de poder.

El proceso fue simplemente agotador, con argumentos tan interesados que uno acaba por pensar que el ínclito Maquiavelo quizá tenía razón cuando afirmaba que «la política es el arte de engañar» y que «los hombres son tan simples, y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes, que quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar». Y quizá por ello hemos estado en España entera con todos los grupos negociando su futuro (que es también el nuestro, claro). Porque era lo que tocaba.

Decía el ingenioso escritor estadounidense Mark Twain que «es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados». Y creo que tenía razón. Porque, en medio de todo lo que estamos viviendo, crece la buena hierba de la esperanza. Es como si los resultados de tantas elecciones juntas hubieran podido obrar el milagro de dejarnos satisfechos a todos. Y, en efecto, parece que nadie nos va a convencer de que hemos sido engañados, porque, para llegar a estos resultados, todo fue contabilizado en su día, papeleta a papeleta, a lo largo de una jornada multielectoral.

En teoría, hemos atravesado la línea de meta. Y, como bien decía el filósofo Karl Popper, ya «sólo nos queda el deber de reclamar, en nombre de la tolerancia, el derecho de no tolerar a los intolerantes». Porque mucho me temo que no todo ha sido trigo limpio en este proceso. Se han detectado demasiadas ambiciones personales y también animadversiones enconadas. Ignoro si de este proceso ha salido algo mejor que lo que teníamos, pero es cierto que a veces hay que sacudir el árbol para recoger la fruta ya madura. Aquí le hemos dado unas buenas sacudidas a ese árbol, y ya está claro que los frutos recogidos son los que son, maduros o verdes. En cualquier caso, las incógnitas se han despejado y ya tenemos la composición detallada del nuevo marco político. De esto se trataba.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Incógnitas despejadas