Justicia ineficaz: ¡solución ya!


Ayer por la mañana, nada mas levantarme, me llegó vía whatsapp la portada de La Voz de Galicia, con el correspondiente enlace para poder acceder a ella. El mensaje me lo remitía un miembro de la juta de gobierno del Colegio de Abogados de A Coruña, y mi contestación fue tan inmediata como irreproducible en este momento, en este medio.

 Me adentré en la noticia para comprobar que, el Consejo General del Poder Judicial había rechazado la solución que se proponía desde el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), para paliar los efectos de la huelga, y pensé para mis adentros que mal camino hemos elegido, pues ha transcurrido más de un año desde que se inició la huelga, y todavía estamos así.

Sé por experiencia personal y profesional, que la mejor manera de no solucionar un problema es buscar a un culpable al que cargarle el muerto, al que poder señalar como responsable de todos los males. Y aunque reconozco que es reconfortante que la culpa la tenga otro, lo cierto y verdad es que, por este procedimiento, nunca se ha llegado a solucionar ningún problema, por pequeño que este sea.

Por esta misma razón, yo no quiero contribuir a generar una polémica con acusaciones a diestro y siniestro, si no que intento poner un poco de mesura en este tema, para de esta forma poder alcanzar una solución de un asunto que es de extrema gravedad.

Llegados a este punto, entiendo que es de la máxima urgencia que se articule un plan de choque, que todas las partes implicadas y dañadas en la protesta nos pongamos de acuerdo, y pongamos fin a una huelga que ha durado unos cuatro meses aproximadamente, pero que está extendido sus efectos más perversos un año después de concluida.

Este objetivo solamente se puede lograr si desde todas las partes implicadas remamos en una misma dirección.

No tiene el más mínimo sentido que proclamemos a los cuatro vientos que vivimos en un Estado de derecho, si a la hora de la verdad, cuando los ciudadanos ven conculcados esos derechos, se encuentran con una Justicia ineficaz, que no es capaz de dar una respuesta a los problemas de las personas en un tiempo razonable. Eso conlleva que sus derechos, cuando menos, se minimicen, o lo que es peor, que se queden en nada.

Así pues, llegados a este punto, me gustaría reclamar a todos los poderes públicos que se pongan los medios necesarios para terminar con este problema de una vez por todas. No puede aceptarse que -por poner algún ejemplo- en los juzgados de lo Social de La Coruña existan señalamientos a dos y tres años vista, pues como puede comprenderse esto es abonarse a la ineficacia, y lo que expongo no es algo que suceda solo aquí, ni mucho menos, me consta que en otras ciudades de Galicia sucede exactamente lo mismo.

Les puedo asegurar que no sé quienes son los culpables, ni lo quiero saber, porque la respuesta a esa pregunta, en mi opinión, no sirve para nada. Sin embargo, lo que sí quiero es exigir la concienciación de todas las partes implicadas porque existe la imperiosa necesidad de zanjar esta calamitosa situación de una vez por todas, pues a una justicia lenta y con falta de medios, le ha venido encima una huelga de la que parece que, hoy por hoy, no somos capaces de salir, no podemos salir, y hay que hacerlo.

Por Augusto Pérez Cepeda Decano del Colegio de Abogados de A Coruña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Justicia ineficaz: ¡solución ya!