Ya somos europeos


Llevamos tanto tiempo diciendo que no somos europeos que ya casi lo teníamos asumido. Son tantas las diferencias con los países de nuestro entorno que Europa nos parecía algo muy lejano. Hasta anoche. Ahora sabemos que estamos a la altura de Francia, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Alemania o Italia. Incluso más. También nos asemejamos a EE.UU. y a Brasil. Ya tenemos nuestra Marine, nuestro Salvini y nuestro Wilders. Ahora sí que estamos en el mundo.

Las elecciones nos dejan datos de todo tipo. Pero uno sobresale sobre los demás. Por lo que significa para nuestro futuro. La irrupción de Vox en el próximo Parlamento nos abre un nuevo escenario con la presencia de una fuerza de ultraderecha que, a decir de uno de sus responsables, hace tan solo cinco años daba mítines «subido a una caja de frutas y con un megáfono» y que ahora se presenta en una Cámara que detesta con 24 diputados. Puede que algunos lo consideren un fracaso, porque contaban con los 70 que le otorgaba alguna encuesta. Pero lo reseñable es que desde las últimas generales Vox ha pasado de 46.781 votos, el 0,2 % en España, a más de dos millones y medio. Y de los 1.008, el 0,006%, que le otorgamos los gallegos, a 83.000.

La ultraderecha se extiende por Europa como una inquietante sombra, amenazando nuestras vidas. Y ahora también la tenemos aquí. Creíamos estar libres del contagio y así nos lo aseguraron nuestros líderes que, una vez más, fueron incapaces de ser previsores. Porque la ultraderecha no ha salido de la nada; estaba ahí, quizá desde el franquismo, y azuzada por la crisis, la inmigración, el independentismo y, en definitiva, el hartazgo de políticas erróneas, ha decidido colocarse en nuestras vidas. De nada sirvieron las advertencias, el susto de lo ocurrido en Andalucía y sus propuestas de cerrar televisiones, destrozar el estado autonómico y recortar libertades. De nada. Veinticuatro diputados ultras son un batallón.

Ya podemos considerarnos europeos. Todo un logro, pero acabamos de abrir un camino que resulta peligroso. La reaparición de extremismos y el regreso a las dos Españas resultan aterradoras. Pero es la realidad. Así que preparémonos para un tiempo nuevo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ya somos europeos