Peor que en la Edad Media


Desde los tiempos de Fernando III El Santo y de las Cruzadas no fue necesario plantearse controlar los actos vandálicos contra nuestro patrimonio. Desde los años en que Gengis Kan conquistó el Imperio Jin, y los caballeros ultramontanos masacraron a los judíos de Toledo, no hubo necesidad de proteger nuestros monumentos históricos de los botarates. Y, sin embargo, ahora en pleno siglo XXI, en la era de Internet, las redes sociales, la realidad virtual, los coches sin conductor y los drones, nos vemos obligados a hacerlo. Estamos peor que en la Edad Media.

Porque en estos más de ochocientos años no hubo que combatir el vandalismo contra nuestro acervo. Pero, primero el ataque a una escultura del siglo XII de la fachada románica de Praterías, y luego las pintadas en la fachada principal del templo compostelano, han obligado a replantearse controlar el lugar. Lo mismo que hacen con la catedral de Lugo e hicieron anteriormente en otros monumentos en Sevilla, Madrid y otros lugares.

Bien está eso de que esperemos que todo el peso de la ley caiga sobre sus responsables y que las sanciones lleguen a los 150.000 euros, pero ¿cómo es posible que en una sociedad más culta, más democrática y más civilizada que la de hace siete siglos se cometan estas atrocidades? ¿Qué lleva a una persona o un grupo a atacar un monumento único, que es patrimonio de todos, también de ellos?

Ahí es donde debemos de centrar el debate. Porque si convenimos que somos más solidarios, más civilizados y más educados que los que vivieron los tiempos de la batalla de las Navas de Tolosa, resulta inadmisible este comportamiento. No es por incultura, porque saben perfectamente contra lo que atentan. Su proceder hay que buscarlo en el fracaso personal y colectivo; en la agresividad que se está instalando en la sociedad, en la protesta antisistema y en la falta absoluta de respeto hacia los demás.

Naturalmente, sin entrar en su actitud cobarde. Porque son unos cobardes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos
Comentarios

Peor que en la Edad Media