«Embarazos» de siete años


Á. va a cumplir 7 años. Son los mismos que sus padres estuvieron esperando su llegada. Á. es negro. Toda una ironía, pues sus padres rechazaron la adopción internacional y toda la rapidez que entonces garantizaba el proceso en el extranjero porque querían prohijar en España. Sano, fuerte, grande, divertido, cariñoso... Á. llenó de felicidad un hogar al que le faltaba alguien para completar su dicha. Una alegría a la que estuvieron a punto de renunciar al no ver el fin de esa larga senda burocrática en la que se habían metido. Un camino que, además, quien lo emprende suele arrancar emocionalmente herido, con embarazos frustrados a las espaldas. Y este de siete años a punto estuvo también de serlo. «No hay niños para entregar en adopción», escucharon en demasiadas ocasiones. Y cuando ya se habían resignado al ‘solos tú y yo’ resulta que sí había niños. Á. tenía 3 años cuando dejó la casa cuna y llegó a su hogar. Tres años sin disfrutar de sus padres, ni ellos de él. ¿Realmente no hay niños?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«Embarazos» de siete años