Elvira Sastre y los calvos como yo


Durante la ceremonia de entrega del premio Planeta del año 2005, el escritor Juan Marsé, padre del Pijoaparte y miembro del jurado, levantó la liebre de la mala calidad de la obra premiada y de los intereses espurios del fallo del jurado. La liebre entonces se llamaba María de la Pau Janer. Y ese animalito, que parecía haberse refugiado de nuevo en su madriguera y se creía a salvo, salta de nuevo espantado por el crítico Nadal Suau con la cara ahora de la poeta de adolescentes Elvira Sastre, que escribe libros con títulos como Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo y tiene legiones de sentimentales seguidoras que aún no han descubierto a Bécquer.

A Elvira Sastre le han concedido el premio Biblioteca Breve por su primera novela, titulada, claro está, Días sin ti. El crítico balear se limita en su reseña a transcribir algunas frases de la obra: el rey va desnudo, y punto. Luego reflexiona sobre la esencia, como Xavier Zubiri. Y ahora Ignacio Echevarría, hace años fusilado por fuego amigo -por acusar a Bernardo Atxaga de martinvigilismo-, viene a reforzar la tesis de Nadal Suau y hace la crítica que aquel dejó en el aire. Lo más fuerte que se puede decir contra una obra cursi, insustancial, amanerada, infantil, lo dice la obra misma, pues en las redes anda circulando, para jolgorio del personal una captura de la primera página. Hoy esa novela es número uno de ventas en España. Y Seix Barral dirá de nosotros: ladran luego cabalgamos; o, como dejó filmado Fellini, e la nave va.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Elvira Sastre y los calvos como yo