La mitad de la película


Hollywood es un club de hombres blancos y heterosexuales que miran por encima del hombro a cualquier otro grupo que intente inmiscuirse en su trabajo. Aunque se trate de una minoría tan abrumadora como el colectivo de las mujeres. En las escuelas de cine de Estados Unidos, la mitad de las estudiantes son chicas, pero solo el 4,2 % de las películas de los grandes estudios están firmadas por una directora. El resto de las aspirantes a cineastas se van colando por las grietas de las tuberías del sistema hasta desaparecer, como señala la programadora del festival de Sundance en el documental Half the Picture, de Amy Adrion, que TCM emitió con motivo del 8M y que pone caras y cifras concretas a la discriminación que asoma cada día en la pantalla. De las películas más taquilleras de la última década, 1.069 estaban dirigidas por hombres y 45 por mujeres.

La historia del cine y de las series de televisión es una versión masculina que se ha ido moldeando según su punto de vista, incorporando a sus tramas a mujeres con las que en un buen número de ocasiones a las espectadoras les resulta difícil identificarse. Mientras, las directoras observan cómo su sexo se les manifiesta como una condición incapacitante para el oficio en lugar de una ventaja para tener una perspectiva más completa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La mitad de la película